Más de cuarenta años contemplan la actividad de Atmósfera Centro Deportivo. Casi se podría decir que el Ensanche y la tienda nacieron y crecieron al tiempo. Desde su atalaya en la calle San Pedro de Mezonzo, Rosa Guillán puede hablar muy bien de los cambios que se han producido tanto en la zona como en el sector del comercio compostelano.

“Me gusta estar activa, hacer cosas, ver gente y no apalancarme, así que de retirarme, ni hablar”, cuenta. El Centro Deportivo abrió a finales de los años setenta y ha sido durante decenios referente para todos los deportistas de Santiago. Durante muchos años, explica Guillán, una parte importante de su clientela eran los alumnos y padres del Colegio Manuel Peleteiro, situado justo enfrente. Con el traslado del centro a las afueras en 2009, la tienda “ha tenido que buscar otra estrategia”, cuenta su gerente. Se ha volcado, por ejemplo, en el apoyo a equipos locales, a los que suministra ropa, calzado y complementos, colaborando con clubes de fútbol, patinaje o atletismo. Y padel, el tenis indoor que hace furor en la actualidad: “Es una actividad que tiene un componente de relaciones muy importante, y lo practican hombres, mujeres, adultos y niños por igual”.

Alcanzada la cuarta década de actividad, Rosa Guillán sigue defendiendo el comercio de proximidad: “Aquí puedes probar las prendas y, además, nuestros establecimientos son los que están cerca de la gente”. Quedan, dice, muchos retos por delante, como por ejemplo el de dar uso al viejo edificio de Peleteiro, a cuya sombra continúa el Centro Deportivo.