Parece que en los próximos días se aprobará definitivamente la denominación del aeropuerto de Santiago, que recibirá el nombre de Rosalía de Castro. Aunque habitualmente vinculada con Padrón e y con con la ribera del Sar, la poeta nació en 1837 en lo que más de un siglo después se convertiría en el Ensanche de Compostela; así lo recuerda un monolito situado en la plaza de Vigo, muy cerca de donde la escritora vino al mundo y de la calle que, en la actualidad, recuerda su figura.

El lugar se llamaba entonces Camiño Novo, pertenecía al desaparecido ayuntamiento de Conxo y era una zona de agros y campos de labor, ya muy a las afueras de la ciudad. La propia Rosalía le dedicó en Follas novas unos versos a aquella pradera entre la vieja Compostela y Cornes en la que en la actualidad se ubica el Ensanche.

“Formoso campo de Cornes,
cando te crobes de lirios,
tamén se me crobe a ialma
de pensamentos sombrisos.
De Cornes lindo lugare,
que cruzan tantos camiños:
anque cuberto de rosas,
as rosas tamén fan guizos”.

Antre as pedras, alelises;
antre os toxos, campanillas;
por antre os musgos, violas;
regos por antre as curtiñas.
Río abaixo está o moíño,
Compostela río arriba…
Río arriba ou río abaixo,
todo é calma na campía.

Convidando a meditare,
soan de Conxo as campanas;
beben os bois no teu río
i o sol alegra a escampada.
Das túas casas terreñas
sai fume, i os galos cantan…
¡Quén en tan fresco retiro
dirá que as dores fan lama!

[…]

Cruceiro de Ramírez que te ergues solitario
dos Agros na espranada, antre as rosas dos campos:
o sol da tarde pousa en ti o postreiro raio
coma nun alma triste pousa un soño dourado.

Algunha vez no estío, eu ó teu pe sentada
escoito silenciosa, mentras a tarde acaba;
baixo das pedras mudas, que teu sacreto gardan,
maxino que resoa o brando son dun arpa,
¡música incomprensible que de outros mundos fala!

[…]